Teléfono

Contacto móvil: 635 98 38 34

 

 

Dudas habituales sobre acoso escolar.

bulling 1

El bulling, o acoso escolar, está recibiendo mucha atención útimamente. No conviene confundir este nuevo interés con la idea de un aumento de estas conductas abusivas.
El acoso escolar ha existido siempre, pero ha sido disimulado bajo formas como "son cosas de niños", "los niños pueden ser muy crueles", "es que esta niña no hace nada por integrarse", "las peleas son normales, a los 5 minutos ya son tan amigos...", etc.

Es cierto que las condiciones sociales actuales y el uso de las nuevas tecnologías han hecho que cambie de forma y surja un nuevo interés, por lo que en ocasiones puede resultar confuso definir bien de qué estamos hablando.  A continuación, abordamos las cinco dudas más habituales sobre este tema.

 

1. ¿Qué es el acoso escolar?
Se puede considerar acoso cualquier conducta que tiene intención de ser dañina, se repite (es decir, no es debida a un hecho puntual), en la que existe un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima.
También suele ser muy característico la falta de provocación por parte de la víctima acosada.
Existen colectivos especialmente vulnerables a sufrir acoso, como son las personas con un problema físico visible, etnias distintas a la dominante en la escuela y, especialmente, el colectivo LGTB.

2. ¿Qué  se puede considerar acoso escolar?
Hay que distinguir dos manifestaciones en el acoso:
Directo: burlas, motes, críticas injustas, gestos de amenaza, golpes, robar, esconder objetos...
Indirecto: Influir en otros para que insulten, extender rumores, llamadas telefónicas anónimas, excluir...

3. ¿Qué papel tiene el centro educativo?
No existen actualmente programas específicos comunes para prevención y actuación en caso de violencia.
Es necesario implantar programas reales que ayuden en la prevención, ya que actualmente la intervención por parte del centro suele hacerse cuando ya existe el problema, y con métodos ineficaces que detienen la conducta en ese momento pero no solucionan el problema (sal al pasillo un rato, castigado sin recreo, etc).

Ante un episodio claro de violencia, el profesorado debe intervenir:
Lo que un docente ve y no interrumpe queda autorizado.

Los problemas que impiden que la situación mejore son:
Falta de formación para saber cómo actuar, temor a la reacción de los padres y falta de tiempo para consensuar con el centro los mismos métodos de actuación.

bulling 2

4. ¿Qué pasa con los testigos?
 Actualmente, cuando existe un conflicto, la resolución pasa por una actuación rápida e ineficaz entre el agresor y la víctima, sin tener en cuenta el papel tan importante que tiene el resto del alumnado.
También es importante tener en cuenta que ser testigo de violencia tienen consecuencias igualmente negativas:
Copiar las conductas de acoso, miedo a que les ocurra a ellos, no saber como ayudar, no saber gestionar sus emociones, desarrollar falta de empatía...

5. ¿Cuándo acudir a un profesional?
-Es necesario buscar ayuda psicológica si los menores han sufrido o vivido situaciones de violencia en casa, ya que esta situación aumenta considerablemente la problabilidad de que se conviertan tanto víctimas, como en acosadores.

-Si los niños relatan que han sufrido violencia o tienen miedo de que les pueda ocurrir.

-Si han sido testigos de violencia y sienten miedo, ansiedad, tristeza, aislamiento...

-Si descubrimos que nuestro hijo es uno de los acosadores en la escuela.

 

Síguenos

¿Te gusta esta Web? Claro, es Joomla!